Portal de lectura

Todo lo que ocurre afuera es un pasatiempo. La vida yace dentro.

miércoles, 5 de abril de 2017

AURORA. RECUERDOS OSCUROS. CAPITULO VII






VII

Tiempo después, mi padre se hallaba arreglando todo para marcharse al callao, dejó de lado los planes que aquel inglés le había propuesto. Decidió irse donde estaba Flavio. Sabía que junto a su amigo podía hacer un mejor trabajo y no junto a aquel extraño del cual sabía muy poco, prefirió no buscarlo y dejar todas sus interrogantes a un lado, ya no tenía importancia concretar nada con él. Flavio había aparecido nuevamente y de seguro estaba al tanto de la zona y de la actividad en la explotación de los minerales o de lo contrario jamás se hubiese arriesgado en contactar con su hermano.

Con una parte del dinero que había ahorrado, compró algunas cosas que necesitaba. Se informó muy bien a través de libros de las herramientas usadas por los mineros: picos, palas, mallas para cernir, botas de excursión y demás implementos, todo un equipaje. Era cierto que él ignoraba que en las siguientes semanas sus planes tenían que cambiar y junto a ello, su propio destino. Jamás pudo concebir que aquello con lo que se toparía significaría para él y los suyos, el inicio de un huracán que arrasaría con todos sus pilares, esos que había podido levantar en aquellos tiempos.

Camino al trabajo y con la mente inundada de pensamientos con respecto a su viaje para el callao, mi padre observó que en las calles existía un ambiente de hostilidad, las personas estaban cansadas, muchos estudiantes protestando en los recintos universitarios. Se escuchaban oradores que incitaban a la violencia como único medio para salir del régimen. Hablaban de comunismo, democracia, libertad. Estaban hartos de tanta tiranía y crueldad social. En aquellos tiempos era muy común ver estos arrebatos en los jóvenes estudiantes. Muchos de ellos pertenecientes a partidos políticos  definidos en la historia política de Venezuela, como los pilares de la democracia, todos a través de alianzas, decidieron que en aquellos tiempos era importante la unión de sus bandos para enfrentar el autoritarismo reinante. Sin embargo, el gobierno, quien los dejaba actuar durante el día colocando cadenas de seguridad para evitar que las marchas sobrepasaran las adyacencias  de las casas universitarias, arremetía contra sus dirigentes usando un plan de represión a altas horas de la noche.  Para los gobernantes de la época solo eran chiquillos, queriendo jugar en el mundo de los grandes dirigentes de poder, aunque no por eso descuidaban sus frentes  para ello tenían a la SN tan conocida entre los ciudadanos. Esa elite se encargaría del exterminio y desaparición física de los provocadores públicos. Muchos se vieron obligados a abandonar el país por las persecuciones de las que eran víctimas pero no bajaban la guardia. Desde el exterior seguían con sus convicciones y sus lineamientos iniciales. Era una constante batalla pública. Usaban medios de comunicación extranjeros para propagar las terribles masacres que se vivían dentro del territorio donde asesinaban a las personas sin tener ningún tipo de compasión. A cada momento desaparecían grandes personalidades en un parpadear de ojos, se esfumaban del haber social, nadie preguntaba o investigaba, la mayoría imaginaba su destino…

Cuando estas situaciones surgían, mi padre, tomaba inmediata precaución sobre todo por el Doctor Camargo, él temía por lo que le podía suceder. Bien sabía que era uno de estos dirigentes clandestinos que actuaban fuertemente en contra del actual gobierno. No olvidaba que era su oficina un centro de acopio y de reuniones donde se acordaban planes de liberación y en los últimos días, estas reuniones se fueron incrementando, a tal punto que el Doctor Camargo vió la obligación de prescindir de los servicios de mi padre, excusándose de unas merecidas vacaciones que tomaría por unos días. Por tal motivo no era necesario que fuese a la oficina, estas situaciones provocaban incertidumbre en él.

Doña Fernanda se la pasaba con un nerviosismo angustioso preguntándose sobre la seguridad de su amigo Camargo. Había pasado varios días. Todo estaba tan tenso que solo se podía evocar al supremo. Ella conocía muy bien todos movimientos políticos de su amigo y en su última conversación, él le comentó lo delicado de la situación, haciéndole referencia a Doña Fernanda de que tomara las precauciones debidas que allí se generaría una revuelta grande y que era menester tener a la disposición todo lo necesario, desde botiquines de primeros auxilios hasta maletas hechas con lo estrictamente indispensable. Pues, se iba a generar la guerra, si era preciso, para derrocar al tirano… 

Esto alertó mucho a Doña Fernanda, a tal punto que en un momento de consternación me tomó de los brazos y me ordenó mudarme a su mansión. Temía por mi vida y me exigió dejar los tratos con el gobernador, ella sabía y conocía muy bien de sus atrocidades, crímenes, vejaciones, abusos, asaltos, era un hombre sin escrúpulos, capaz de hacer lo que fuera para saciar su maldad. En este punto, yo no la complací, pero acepté vivir en su mansión, así podría proteger a Doña Fernanda si algo sucedía, pero no dejé de tener contacto con Don Cristóbal, para mí era mejor estar cerca de ese círculo y así podría prever cualquier movimiento que estos realizaran y saber la real situación del peligro que pudiera correr el Doctor Camargo.

Bajo esta situación de presión deseché por esos momentos la idea de irme al callao, no podía abandonar a mis amigos en esas circunstancias. Para mí, la seguridad de mis amigos era vital y el clima político se pintaba, en realidad, como un cuadro bastante rígido - Flavio lo entenderá y sabrá esperar… eso me repetía constantemente… más adelante cuando todo este calmado emprenderé mi viaje. Por ahora es mejor que me quede aquí, ellos me pueden necesitar…

La situación empeoró. Los agentes de la SN estaban por todos lados, haciendo pesquisas, allanamientos ilegales y clandestinos. A medianoche junto al sonido de los animales nocturnos ejecutaban sus actos vandálicos, persiguiendo a todo aquel ciudadano que estuviera envuelto, aunque sea de oyente, en los ítems políticos de la oposición. Encarcelaban a todo aquel que consideraran de alta peligrosidad nacional. Algunos fueron asesinados y abandonados en los alrededores de la ciudad. La seguridad social se vió en crisis, muchos delincuentes aprovecharon estos momentos para ajustar sus venganzas personales, así que todo se vió mezclado. Ocurrieron asesinatos donde se desconocía quien era el victimario, si era el hampa común o los funcionarios del SN. La cuestión era que se daban estos delitos, homicidios crueles e infrahumanos, la tensión fue creciendo, las personas eran calladas a la fuerza y la prensa no emitía información de nada de lo que estaba pasando, para ellos todo estaba bajo la normalidad, la radio, la televisión prefirieron emitir programas de entretenimiento, todo para evitar la revuelta nacional. En el interior del país se desconocían los detalles de lo que acaecía en la capital, salvo algunas ciudades costeras donde se registraron revueltas y manifestaciones de gran magnitud, sobre todo aquellas, donde hacían perforaciones petroleras…

Así pasaron las semanas, Doña Fernanda, decidió cerrar el restaurante bajo el pretexto de la restauración. Pasamos unos días en la clandestinidad encerrados en su gran mansión, su centro de relajación. Sin embargo, yo estaba cansado de estar allá sin poder hacer nada, sentía la necesidad de estar en el centro de la capital, así que cuando tuve una oportunidad, me escapé a la casa de gobierno para enterarme de los últimos acontecimientos, si era que los había.

Así fue, como ese viernes, logré escabullirme de la mansión, pasé por la casa de gobierno, Don Cristóbal estaba muy molesto porque tenía días sin presentarme a mi puesto de trabajo y algunas obras se habían atrasado por mi falta. No me excusé, dije la verdad, que no me sentía seguro en las calles, durante esos días y que eso motivo a que me quedara en casa. Don Cristóbal, por ser más un hombre de acción brusca que de palabras, prefirió darme palmadas fuertes en mi espalda como respuesta a mi imprudencia. La situación estaba en completa normalidad, según criterio del gobernador. Así que mi comentario, estaba fuera de lugar, no obstante, dejó a un lado los detalles y prefirió aligerar lo que tenía en la agenda para ese día. De esta manera, el gobernador me indicó que debía arreglar mi equipaje  personal.

-         Muchacho hoy nos marchamos para un lugar paradisíaco, te demostraré que todo está en perfecta calma. Alista atuendo apropiado para la ocasión, te mereces unas vacaciones, un buen descanso al igual que yo, por cierto vas a conocer gente muy importante, así que mantén en control tus comentarios imprudentes ¿No querrás que te corten la cabeza o sí?

Tratando de desprenderme de ese compromiso, me dispensé de la invitación indicando a Don Cristóbal que era imposible que pudiera acompañarlo en tan importante viaje, pero era menester que estuviera en la pensión porque Doña Petra no se encontraba bien de salud y era importante que me quedara para sus cuidados…

Don Cristóbal, al escuchar tal excusa, carraspeó y dirigió su mirada a mí de forma amenazante…
-         Muchacho esta no es una invitación, tú vas y punto ¿Has comprendido?  Luego del viaje te enterarás de muchas cosas que ignoras y luego tendrás que darme muchas explicaciones pero por ahora me concentraré en este viaje, me quiero avocar a ciertos negocios que consolidaré, así que serás además mi asistente, ahora dirígete con la secretaria para que ella te de una orden de compra y vayas con el chofer  que te llevará a un sitio donde comprarás lo que necesitas para este viaje…

Inmediatamente le interrumpí enérgicamente sin medir escrúpulos...
-         Pero Don Cristóbal yo tengo…
-         ¡Yo tengo nada!  gritó Don Cristóbal golpeando el escritorio de un puñetazo… Haz lo que te ordeno ¿Estamos?
-         Está bien... rendido respondí y me retiré…

Ya en el pasillo del palacio,  molesto conmigo mismo comencé a torturarme.. Ves Giuseppe por qué no le hiciste caso a Doña Fernanda, ahora estás metido en este lío ¿Cómo podré avisarle que estaré bien y que faltaré estos días? Cielos ¿cómo me metí en esto?…

Al final de la tarde de ese viernes me encontraba en el aeropuerto internacional de la capital. Me hallaba con todo el sequito del gobernador. Pronto abordaríamos un avión y yo desconocía el destino. Pronto borré mis dudas. Horas atrás pensaba que me remitirían con la SN  y me desaparecerían. Estaba en realidad algo paranoico, lo que más me inquietaba, además de ese misterioso viaje era el no haber logrado la manera de avisarle el motivo de mi ausencia a Doña Fernanda. Ahora era cuestión de que ella no realizara ningún tipo de actos y se quedara tranquila en la mansión…

Desde el aire observé todo. No tenía la menor idea de adonde nos dirigíamos lo que pude escuchar, fue que íbamos a una isla, cosa que sucedió. Era una isla ubicada, al norte del país, a las afueras, por el mar caribe, su nombre la Orchila, sus pocos habitantes, fueron desalojados al comienzo del régimen, para construir un resort exclusivo para el dictador, allí era donde pasaba la mayor parte del tiempo con los más allegados a su gobierno y grandes personalidades del mundo político, que lo apoyaban en su gestión. Era un lugar realmente secreto y muy pocos conocían de su existencia. Para muchos que habían escuchado hablar de ella, solo sabían que era una isla que le pertenecía a las fuerzas armadas donde recluían a los oficiales que cometían delitos militares como pena disciplinaria.

Fueron tan exclusivos en su organización y detalle que contrataron a un arquitecto español, quien sería el artífice del paradisíaco lugar, existían más de cinco decenas de cabañas divinamente decoradas con todos los lujos, tenía su toque europeo, suizo o alemán, quizás. Todo aquel que visitaba este lugar, no dejaba queja alguna, tenía todo tipo de atenciones, los servicios eran esplendidos, dignos de reyes, presentaban lo mejor en licores, platos de alto gourmet. Todos internacionales. Las cocinas eran lideradas por  chef de la alta cocina internacional, las personas que prestaban servicios de mucamas y botones, eran en su mayoría extranjeros, provenientes de Europa o una que otra isla caribeña...

Yo no podía creer como se ostentaba allí el dinero. No faltaba nada, estaba cubierto de los productos más lujosos y costosos del mercado, la mayoría de lo que allí se usaba o consumía, era de naturaleza internacional, era la primera vez que me encontraba en una situación donde el dinero era el primer accesorio opulento de la atmósfera.

Desde que bajamos del avión, la atención se fijó solo en nosotros, desde un grupo de personas que esperaban nuestra llegada, hasta una orquesta, que a no ser por el ruido del avión, que aun persistía, no se podía distinguir el tipo de música que tocaban… que desperdicio .. Pensé…

Una vez que nos dieron el recibimiento fuimos dirigidos al resort. Allí estaba otro grupo de personas lideradas por quien supuse era el encargado de manejar todo el lugar, habían grandes toldos con mesas y sillas, todas decoradas y servidas con el mejor whisky, etiqueta negra, para jactarse los nuevos ricos, allí tomamos asiento junto a todas las personalidades que viajaban en el avión, la mayoría pelagatos, como les decía Don Cristóbal, los de peso no habían arribado aun, así que de una palmada, el gerente del lugar, dio inicio al entretenimiento mientras los demás integrantes del grupo, llegaban a tierra, venían en camino, decía un mayordomo a cada minuto cuando se acercaba al gobernador.

De pronto, salieron decenas de mulatas todas con ropas escasas, sus cuerpos estaban semidesnudos, bajo bailes y rumbas entraban al son de las comparsas, mientras tanto, los que allí estaban, bajo los toldos, comenzaban a dar brindis por la presencia de esas chicas, daban aplausos y ovaciones al ritmo de la melodía musical caribeña que retumbaban con los instrumentos los integrantes de la orquesta…

Al poco tiempo, un avión militar, el avión del generalísimo, aterrizó. Todos se pusieron de pie, era admirable ver las miradas de todos, era más de pánico y terror, que respeto. Todos se sentían como pequeños niños haciendo algo prohibido y que a la entrada de sus padres, se sentían pescados de manera infraganti, lo ilógico era que todos los que se hallaban allí, en ningún momento, estaban haciendo algo fuera de lugar pero el terror que este hombre generaba, era de tal magnitud que aturdía la conciencia de todos los que lo rodeaban, hasta la orquesta dejó de sonar. Todos a un solo paso se dirigieron a recibirlo. Esa fue la primera vez que tuve de frente al generalísimo, el implacable y no me quedaron ganas de volverme a cruzar por su camino.

A los pocos minutos se veía en el firmamento la llegada de otro avión, esta vez  era de las Fuerzas Armadas de una isla caribeña cerca de allí. Descendió del avión el Presidente de esa Nación acompañado de un grupo de empresarios. A mi lado, se encontraba uno de los asistentes del gobernador, indicándome quien era cada quien. Había desde dueños de cabaret, hasta dueños de grandes fábricas de habano y azúcar, todos con aspecto brusco, vulgar y grotesco. Yo me encontraba sorprendido de ver tanto derroche, me decía para mí... Aquí es donde dejan parte del dinero de aquel país… recordé las innumerables casitas de tabla, personas viviendo el frío y el calor extremo, muriendo de hambre, muchos sin empleo, sin tener donde dormir y estos aquí pasando un rato, jactándose de los placeres más rudimentarios que todo hombre podría darse, se me aguaron los ojos y no de la emoción sino de la decepción, si antes sentía un cierto aprecio por Don Cristóbal al ver tanta suciedad, terminé solo por sentir un gran desprecio. Era cierto lo que Doña Fernanda me decía- no es un buen hombre, solo vive la faceta que más le convenga y juega la vida con la mejor pieza y si no tiene salida usa las armas y la violencia pero consigue al final lo que se traza…Fue en ese momento donde sentí ira por alguien a quien llegué a apreciar y respetar, quizás eso era lo que yo creía.

Demagogia, corrupción. Era lo que se olía en aquel lugar, me sentí parte de esto, aun y cuando, no tenía absolutamente ninguna participación, yo solo era un empleado más pero mi sentido de justicia no me permitía ser objetivo. Por momentos me sentía sucio al verle las caras a todos estos señores de poder. Tragos tras tragos, brindis, carcajadas, golpes de espalda, toda una euforia. Algunos con sus caras lujuriosas y procaces  al ver bailar a esas mulatas que en su mayoría provenían de cabarets caribeños. Imaginaba que algunas estaban allí obligadas por la necesidad, no todas tenían expresión de alegría en sus rostros, solo simulaban, era su oficio ¿cómo disfrutar algo así?... me repetía sin parar. Unas cuantas reflejaban ese cansancio del alma, a veces la tristeza pinta los mejores rostros cuando no quiere ser descubierta pero los ojos son los únicos que no pueden mentir, solo ellos las delataban. La mayoría de ellas no tendrían descanso. Era obvio que no estaban en ese lugar solo para distraer con sus bailes, en las noches darían otra distracción, la carnal, allí todos se llevaban su recompensa, desde el soldadito más insignificante hasta el más alto de los personajes. Así terminó la noche para algunos, otros se quedaron hasta tanto no se terminaron el último trago para luego marcharse a sus lujosos cuartos en brazos de otros, por no lograr ni mantenerse en pie. Quizás la conciencia no los dejaba disfrutar, embriagándolos de culpa más que de diversión… Pensé.

A la mañana siguiente, solo deambulaban por allí los que debían estar. Fui despertado por uno de los asistentes del gobernador que por orden de este, fui mandado a llamar para estar presente en una de las reuniones que estaban estipuladas. Inmediatamente me dispuse al instante. En minutos ya estaba en el lugar que habían arreglado para la primera reunión, allí se encontraba el generalísimo, acompañado del Presidente de aquella nación y los empresarios que con él llegaron. Al otro extremo, estaba el gobernador, Don Cristóbal Mendoza…

-         Acércate… me indicó Don Cristóbal… Quiero que lleves nota de todo lo que trataremos aquí, toma aquellos papeles que ves allá y todo lo que necesites, te sentarás a mi lado. Yo te iré indicando lo que debes anotar, afina tus sentidos.

-         Bien… respondí al mismo tiempo que tomé todo y asumí mi postura de secretario…

Al instante, comenzó El Generalísimo a decir unas palabras…

-         Muy bien compañeros, aquí estamos, debemos tratar puntos muy puntuales, debemos fijar nuestra postura contra el gobierno de USA ya está bueno que esos yanquis metan sus narices en donde no deben, las revueltas que ha sufrido caracas en los últimos días provienen de órdenes del gobierno norteamericano ya la SN se está encargando de limpiar a esos vende patria que quieren desangrar al país, como siempre he dicho en mis alocuciones presidenciales: para creer verdaderamente en que los Estados Unidos de Norteamérica están sinceramente interesados en el desarrollo integral de Venezuela o cualesquiera de los otros países latinoamericanos, es indispensable ser un ingenuo de primera magnitud no podemos olvidar que uno de los objetivos principales de esta gentes es el colonialismo económico, los yankys quieren controlar a Venezuela y para ello nos imponen esas políticas económicas de préstamos o dádivas procedentes de organismos internacionales, que muy bien son empresas enmascaradas cuyo único dueño es USA, todos estos organismos tienen marcado en cada uno de sus rincones el sello del dólar, son por ende manejados por ellos mismos, y disfrazan todos esos planes de ayuda social en términos como el Desarrollo Económico Latinoamericano para engatusar a nuestros pueblos, lo único que ellos quieren controlar es el petróleo, y señores no le daremos ese gusto. Mi principal propósito es acabar con esa esclavitud monetaria a la que nos han sometido, ellos quieren más pobreza para nuestros países y de esta manera vernos obligados a recurrir a ellos para poder cubrir nuestros gastos, ya no somos esos indígenas inocentes que podían manipular, lo único que lamento es que aun en nuestra sociedad existan personas capaces de entregar su alma por unos simples billetes o monedas si es necesario para evitar en lo posible nuestro desarrollo, como una vez les dije aquí los he reunido para planificar nuestro siguiente paso, de esta reunión deben salir los nombres de las personas que se encargaran de penetrar en nuestras sociedades aristocráticas y ficharan a estos pendejos que solo quieren malestar en nuestros pueblos, la SN se está encargando de la primera limpieza que obtuvimos de informantes allegados a estos grupos políticos pero no debemos desistir, organizar un frente de batalla que responda a cualquier rastro de amenaza en contra de nuestro gobierno.. ya Venezuela es otra, brilla con luz propia y ese siempre ha sido mi propósito…

Yo observaba con detenimiento cada detalle de esa reunión, imaginaba como mi amigo el Doctor Camargo, seguro figuraba en una de esas listas, comencé a sentir un miedo intenso al pensar que quizás ya era tarde para advertirle del peligro que corría. Hace días que ya no se sabía nada de él. Había desaparecido por completo…

Fueron días tensos los que pasé en esa isla. En ocasiones los temas que trataban eran secretos así que me se retiraba a mi habitación. Allí pasaba horas pensando en cómo podía ayudar al Doctor Camargo, tenía que investigar que había pasado con él, no veía la manera de iniciar mi búsqueda, mientras tanto, me dispuse a anotar en hojas los nombres de todas las personas que se encontraban en la isla, así tendría mejores indicativos para prevenir a quienes pudiera.

La última noche de estadía en la Orchila, fui llamado por el gobernador a una sección que estaba realizando con un grupo de personas, la mayoría eran esbirros del SN, estaban trazando planes de secuestro, extorsión, persecución y asesinatos. Al entrar a una de las cabañas que habían ambientado para tratar estos asuntos pude ver la foto en grande de varios personajes, que para mí eran muy conocidos. En primer lugar tenían al Doctor Camargo, después, le seguían otros tantos, que en algunas ocasiones se cruzaron conmigo en el bufete, siempre guardaban su identidad asumiendo el papel de clientes de doctor Camargo, aun así, les reconocí…
-         Siéntate Giuseppe, toma nota de todo lo que aquí conversemos… me indicó Don Cristóbal a la vez que comenzó a dirigirse a los esbirros… Muy bien, ya sabemos que nos tiene aquí, estas son las personas que debemos desaparecer, les indico desde ya que no importa el medio que se emplee, las ordenes han sido acabar con ellos inmediatamente, pero si pueden hacer parecer que ha sido producto de accidentes o situaciones casuísticas es mucho mejor, estas personas, representan en alto grado un gran peligro para nuestro gobierno, todos estos proyankis están evaluando la posibilidad de derrocar a nuestro generalísimo, se están infiltrando en nuestro ejército y nuestra sociedad. Cada día son más los aristócratas que se suman en su lucha, el dinero que están obteniendo para estas campañas es desmesurado, eso demuestra lo que buscan, serán ellos los que ocupen nuestros puestos próximamente y tengan por seguro que cuando así lo hagan serán muchos los que tendrán que abandonar este país porque se iniciará la cacería de brujas, no podemos quedarnos quietos a esperar que nos derroquen en nuestra lucha, nos ha costado llegar hasta aquí y lograr lo que hasta ahora tenemos, de esta reunión debe quedar muy claro el siguiente punto, su misión próxima es destruir como sea a este primer individuo, él es la pieza clave de todo este clan. A los demás no es necesario aniquilarlos, es suficiente que les den un buen susto en el calabozo por unas semanas y luego los sueltan, hemos hablado con el generalísimo sobre esto, y es urgente que iniciemos esta operación al llegar a Caracas, en primer lugar porque se acercan las elecciones de este año y este hombre… señaló inmediatamente la imagen del Doctor Camargo… Está realizando discursos baratos donde pone en duda el triunfo del generalísimo, está alimentando la incertidumbre en la población. Por otra parte les comunico que ha llegado a nuestro poder un documento que representa la prueba de lo que les estoy comentando, en este documento está establecido uno de sus discursos, ya hemos analizado todos sus párrafos y son amenazantes, las cosas que él propone no convienen a la nación, les voy a leer a continuación el contenido de los aspectos más resaltantes que nos concierne por ahora y que además ha sido destacado a través de un informe levantado por agentes  contratados para investigaciones de grupos subversivos, aquí tenemos sorpresitas esperadas, así que en lo posible trataremos con mayor motivo y razón la captura de estos conspiradores a la nación… y comenzó la lectura… Aquí se explica detalladamente las razones tácticas y estratégicas de la acción clandestina que estos grupos has iniciado desde hace tiempo y a su vez propone una fórmula de entendimiento nacional para solucionar esta crisis histórica que según ellos confronta el país y expone las razones por las cuales los partidos de la oposición piden la abstención del electorado en las jornadas convocadas por el Gobierno para noviembre del año que está corriendo… Aquí dejó la lectura Don Cristóbal y agregó… Como verán esta gente está decidida a lo que sea por sabotear las elecciones, ese es su principal objetivo, saben que sería el triunfo definitivo para poder lograr sus propósitos… Continuó leyendo… La oposición descarta el camino de un nuevo golpe militar para recuperar la legalidad que según ellos se ha perdido bajo este mandato, leeré textualmente un fragmento, este doctor recalca lo siguiente: No hemos titubeado en constituirnos para una larga ofensiva, aplicando un estricto proceder a la militancia, destapando los sueños del dominio totalitario del régimen, luchando la indecencia administrativa y revelando el cambalache impúdico con los dineros públicos y conservando contiendas de convulsión. Quienes se preguntan por qué antes de consagrar vidas y atrevimientos, no originamos una acción de violencia, algo así como lanzar la estocada, a lo venezolano, esas personas no han logrado cotejar el verdadero sentido de nuestra lucha, ni se han sosegado para la larga resistencia. Y es que los movimientos políticos de histórica presencia y de honda misión, no están programados contra reloj, ni sometidos a rígidos itinerarios de etapa. Estamos seguros, ciudadanos que con el proceso electoral de noviembre de este año, el gobierno militar busca simplemente “pasar su culpable gestión por el cedazo de los comicios y ser absueltos del pecado de la usurpación”. Con el pueblo amordazado, sin garantías, con Acción Democrática ilegalizada, hostilizados los partidos existentes de vía legal, con cárceles llenas de secuestrados políticos, con centenares de venezolanos en el exilio, con torturas y campos de concentración como Guasina, no puede haber elecciones legítimamente soberanas. Tal proceso electoral con el predominio del FEI constituirá una farsa que no engañará a la nación”. Por tal motivo compañeros nosotros proponemos despertar y junto a ese despertar debe estar ligada “la creación de una acción coincidente en busca de un retorno a la normalidad constitucional entre todas las fuerzas políticas, sectores económicos y grupos sociales, incluyendo a todo el pueblo, sin dejar al margen a los más desfavorecidos, esa clase pobre y humilde que siempre ha sido engañada al pasar de los tiempo y con esto lograr el derrocamiento de la dictadura, la constitución de un gobierno de equilibrio político y la convocatoria a elecciones generales”.

Terminó Don Cristóbal la lectura del documento…

-         Como verán, esto es un compendio de lo que este hombrecito hace en sus intervenciones políticas, pero hay más tal parece según lo que a continuación leeré que el partido comunista ha creado una alianza con los demás partidos opositores, estos se han unido en contra del gobierno y en contra del generalísimo, pongan atención, lo que leeré es el informe de uno de los periódicos comunistas que fue localizado en uno de sus centros clandestino de acopio

-         El Partido Comunista de Venezuela, denuncia el propósito verdadero de la dictadura al convertir el proceso electoral que va a culminar en los comicios del 30 de noviembre, en un acto destinado a dictar una Constitución reaccionaria para arrebatar al pueblo el derecho de elegir a sus gobernantes, debemos estar pendientes ciudadanos, o tendremos a estos gobernantes sentados en las sillas de gobierno a perpetuidad no olvidemos señores que esta dictadura es antiprogresista, y si ahora tenemos la existencia de miles de presos políticos, de torturados, de confinados a Guasina, los allanamientos, el exilio de centenares de políticos y de sindicalistas, la lista se incrementara y será mayor si esta gente llegase a conseguir su objetivo, muchos de nosotros como dirigentes ya debemos figurar en esas listas, nuestro futuro y el de nuestras familias no es seguro, así que debemos llegar hasta el final asumiendo las consecuencias que todo esto implica. Sin embargo, compatriotas se debe votar, pues la reunión de la Constituyente crearía un foco de agitación necesaria para romper el silencio de la dictadura. Pues “la dictadura no podía evitar que por el solo hecho de reunirse la Constituyente, por más servil que sea, se convierta en un centro de agitación y este hecho debe ser aprovechado como tribuna para atacar y denunciar el régimen”. Ese será la oportunidad y el momento justo para realizar nuestro propio plebiscito y despedir a toda esta gente corrupta que se está apoderando de nuestros intereses, nuestro país, nuestras vidas…Bien  carraspeó Don Cristóbal al mismo tiempo que hizo pedazos el informe… Como verán la situación es delicada, con estos discursos estos grupos pueden lograr que la población cambie de opinión, con respecto a los ideales que perseguimos, lo que aquí se dice, afectara todos nuestros intereses, el generalísimo está al tanto de esto y hemos llegado a la conclusión que lo primordial en estos momentos es ejecutar los planes de contingencia que hemos venido preparando, ahora bien, debemos tener claro una cosa, todos debemos tener como fin la expulsión de todas estas personas del país y el exterminio del cadáver ambulante de este hombre… Y señaló al Dr. Camargo… Él servirá de ejemplo que significará para los demás, el abandono y el cese de sus actividades vandálicas y de intromisión política, si lo sacrificamos a él, sus seguidores y demás dirigentes dejarán de planificar y conspirar en contra del gobierno, si somos duros a la hora de aplicar disciplina todos seguirán por el sendero de la rectitud, y no habrá más levantamientos públicos por mucho tiempo, las armas se alzarán contra todo aquel que represente un peligro para las elecciones de noviembre. El Generalísimo está de acuerdo en que debemos tener ese carácter represivo independientemente de lo que se diga en los distintos sectores de la sociedad, caiga quien caiga, la población está con nosotros, el pueblo está con nosotros, la pequeña elite de aristócratas son los que están en contra, con esas ideas falsas de libertad y democracia que nada ha dejado a nuestro país, más pobreza, más deuda, más miseria, desempleo, analfabetismo y demás, no tenemos que decir aquí lo que ya sabemos

Los esbirros que se encontraban allí, eran líderes de diferentes grupos que existían a nivel nacional. Ellos no solo operaban en la capital, tenían miembros en toda la nación, mezclados entre el ciudadano común, no eran conocidos, ni mucho menos identificados por eso era fácil las investigaciones entre ellos, muchos de los enemigos del régimen cayeron por esta razón. Algunos pasaban desapercibidos, trabajaban como obreros o empleados, en sitios y lugares claves que les permitieran desarrollar actividades de espionaje y extorsión, se informaban de todo. Claro, bien era cierto que en algunas ocasiones se les pasaba la mano porque decidían cometer los delitos sin corroborar lo que entregaban en las carpetas informativas, así que muchas de sus víctimas eran inocentes porque solo les vinculaban a estos dirigentes, una amistad o simplemente eran conocidos que en ciertos lugares se cruzaban e intercambiaban palabras de saludo y cordialidad. Eso era suficiente para considerarlos uno de ellos y la prueba que los sentenciaba a la pena máxima, la muerte…

Todos estuvieron de acuerdo y terminada la reunión, salieron de allí con los planes trazados. En sus cabezas rebotaban las estrategias perversas de aniquilación, no tendrían ningún tipo de reparo, tenían luz verde para actuar y con eso era suficiente para desenvainar las armas, una actitud nada difícil de asumir por parte de estos asesinos natos.

Mi padre, aún no podía salir de su asombro. No entendía como se podía decidir la vida de un grupo de personas solo con informes baratos que no decían absolutamente nada, solo palabras nada verídicas que describían la situación irreal de lo que sucedía, era absurdo. En lugar de cambiar la actitud y llevar un gobierno mejor, preferían aniquilar  a los que se dedicaban a dar señales de alerta. Era un caos, algo fue cierto y era que ese día se convertiría en el inicio del infierno. Mi padre no volvería a dormir tranquilo por mucho tiempo, la pesadilla que lo marcaría por el resto de su vida ya había comenzado. Había caído en la trampa más vil. Su inocencia y su gran confianza en las personas fueron el principal motivo que lo llevó a estar allí, tendría que poner en práctica todo lo que la vida le había ofrecido hasta ahora para enfrentarla, esta era la verdadera prueba y la gran experiencia que la vida le obliga a vivir, cuando tiempo atrás osadamente, retó al destino, a Dios y a la propia vida…

LICENCIA

Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es GLOSMARYS ELEORANA CAMACHO ALBARRAN está bajo una licencia de Reconocimiento-SinObraDerivada 4.0 Internacional de Creative Commons.