Portal de lectura

Todo lo que ocurre afuera es un pasatiempo. La vida yace dentro.

jueves, 9 de marzo de 2017

AURORA. RECUERDOS OSCUROS. CAPITULO V






V

Una noche antes de salir del bufete del Doctor Camargo, noté que algo me faltaba. Comencé a revisar mi saco y bolsillos, apenas pude advertir que mi billetera había desaparecido, intenté buscar por toda la oficina, casi la dejé vuelta arriba, mi documentación era lo que más me importaba, allí estaba mi identificación y para la época era muy difícil conseguirla, preocupado por la pérdida comencé a hacerme reclamos en voz alta.

-         Giuseppe por qué olvidas dónde dejas las cosas, haz memoria, mis papeles, dónde podré haber dejado mi billetera…

Después de tener largo rato buscando incansablemente mi billetera me dejé caer sobre el sofá de la oficina, inicié un examen en mi memoria para fijar el lugar dónde pude haberla dejado. Comencé a recordar todo lo que hice desde que me levanté. Visualicé cada uno de mis movimientos, cerré los ojos y agudicé los recuerdos, las imágenes afloraron… cuando fue la última vez que la vi… me preguntaba,  de pronto recordé, si en aquel café, allí la dejé, si claro, yo no la tomé cuando salí de allí, ese caballero inglés me distrajo, claro como pude ser tan descuidado. Me levanté apresuradamente y me dirigí camino al café.

Al llegar allí pregunté al encargado si alguien le había entregado una billetera..
-         Esta mañana dejé aquí mi billetera es marrón, de cuero, tiene una estrella de David grabada en una de las caras y en la otra la letra g… ¿Será posible que alguien la haya dejado con usted?
El encargado me contestó sin vacilar,
-         No joven nadie me ha entregado nada durante el día…
-         ¿Está usted seguro? … insistí amargamente… haga un poco de memoria, por favor, esto es importante para mí..
-         Si vale ¿con tanto tiempo que tienes viniendo acá crees que te mentiría? Vamos que eres de la casa ya,  aquí todos te conocen, a lo mejor la dejaste en otro sitio.
-         No, no, no… Repliqué ansioso llevándome las manos a la cabeza… estoy seguro que allí la dejé, es más estaba sentado en esa mesa, estaba en… de pronto le repetí nuevamente la pregunta… ¿Está seguro que nadie la ha entregado?
-         Así es… me contestó el encargado… lamento no ayudarle y discúlpeme pero ando en día de pago y estoy bastante atareado.
-         Está bien, disculpeme… contesté con algo de pesadumbre.

Llevándome la mano al  bolsillo de mi pantalón conseguí la tarjeta del inglés… ¡claro! … me dije para mí, él pudo haberse quedado con mi billetera, tuvo que haber notado que la dejé olvidada, él se quedó aquí, cielos tendré que buscarlo. Miré la tarjeta buscando alguna dirección que me indicara donde podría localizarlo y salí del café, me dirigí calle abajo con paso alargado y acelerado…

Mientras tanto el encargado del café atento a lo que hacia mi padre tomó el teléfono una vez que abandonó el local…
-         Aló, el joven ya vino a buscar la billetera, creo que ha salido para allá… muy bien, hasta luego...  Colgó el auricular sin decir nada más, continuando con sus cuentas de nómina.

Luego de media hora de camino logré llegar a un edificio, edificio “BRANCAMONTE”, así se llamaba, lo observé y vi la tarjeta… este mismo es… pensé. Como indicaba la tarjeta el inglés debería estar en el piso 3 oficina 3b, así que me dispuse a entrar, cuando de pronto un joven, se me acercó.
-         Disculpe ¿qué desea usted? 
Lo observé detenidamente, a lo que contesté...
-         Mira, yo necesito localizar al Señor Scoth. Según esta tarjeta él tiene su oficina en este edificio.
-         Ah, sí claro. Usted debe ser el joven Giuseppe ¿no?...  Contestó el vigilante.
De manera sorprendida le respondí asentando la cabeza afirmativamente.
-         Pues bien joven, pase usted, el Señor Scoth lo está esperando. Por aquel pasillo están los ascensores… terminó indicándome.
-         Gracias… contesté y me dirigí a los ascensores…

Bien, el vigilante sabía que vendría, claro el inglés debe tener mi billetera porque de lo contrario ese muchacho no sabría mi nombre ni mucho menos. El Señor Scoth le dijo que vendría. Si así es, él tiene mi billetera… al llegar al piso 3 bajé del ascensor. Todo estaba solo y oscuro a decir verdad el ambiente estaba bastante frío para esos días del año.

Al llegar a la oficina 3b observé que todo estaba silencioso y cerrado, no me atrevía a tocar, pensé… ¿si vengo mañana? Claro a lo mejor estas ya no son horas de oficina, no pero el chico dijo que el inglés me estaba esperando, entonces debe haber alguien aquí… así que pegué la oreja sobre la puerta para tratar de escuchar algo, pero nada, un silencio espeluznante era lo que se percibía, así que comencé a retroceder pasos para marcharme… si mejor regreso mañana… me dije. Cuando de pronto el rechinar de la puerta hace que me detenga, mi corazón comenzó a sobresaltar y mis manos a sudar más de lo normal, al instante una sombra negra salió de la oscuridad de la oficina, era la silueta de un hombre, al salir al pasillo y al ser alumbrado por la tenue luz pude notar que se trataba del mismísimo Señor Scoth…

-         ¿Para dónde vas Giuseppe? … Me preguntó con mirada misteriosa.
Sin vacilar le contesté…
-         Pensé que no había nadie aquí y me disponía a marchar para regresar mañana.
-         Pero ¿cómo?... me replicó el inglés… ¿Abajo no te avisaron que te estaba esperando?
-         Sí, claro, por supuesto... Afirmé con seguridad y carácter dando a entender al inglés que sabía de qué se trataba todo este asunto…..
-         Entonces, pasemos…  El inglés entra a la oficina seguido por mí.

Yo me mantuve muy atento a todos sus movimientos, no deseaba que me tomaran desprevenido con alguna nueva sorpresa, esta vez, tenía que mantener mis sentidos agudos como los felinos. Ya adentro rompí el silencio.
-         Disculpe Señor Scoth, pero he venido para saber si... De pronto fui interrumpido por el timbrar del teléfono que para ese momento comenzó a sonar…
El Señor Scoth me hizo señas para que guardara silencio y le permita contestar la llamada que al juzgar por su reacción la estaba esperando…
-         Hello... dijo el inglés… Sí, todo perfecto. Ya el chico está aquí. Luego le informo… y colgó sin decir más.

Luego el Señor Scoth se dirigió a su escritorio, se sentó al mismo tiempo que comenzó a abrir una de las gavetas. Mientras tanto, yo me hallaba parado en un rincón con mi boina en la mano, comencé a intrigar sobre la llamada olvidando por completo a lo que había ido a ese lugar, me llené de curiosidad por saber con quién había hablado el inglés…

-         Bien Giuseppe ¿por qué no te acercas? Esta mañana quedó una conversación pendiente entre nosotros ¿no es así?… me dijo el inglés.
-         Así es… contesté y me acerqué de manera sigilosa al lugar donde se encontraba.
-         Bien, me alegra que allá tomado la iniciativa de venir, aunque me supongo que no lo habrá hecho por mi planteamiento de esta mañana ¿no es así? … me dijo con sonrisa sarcástica,  mientras carraspeaba metió su mano en la gaveta de su escritorio que aún continuaba abierta,  luego tomó la billetera que me pertenecía desde hace muchos años ya, cuando me la obsequio mi padre… ¿Ha venido usted por esto, no es así?... dijo  sonriendo con malicia.
En realidad no me tomó por sorpresa que el dijera esto y que yo pudiera corroborar que él la tenía en su poder…
-         La billetera claro vine por ella, lo había olvidado. Así es, mi billetera… y me acerqué para tomarla.
-         Espere… me dijo... ¿Es suya, verdad? ¿Está usted seguro qué esta es su billetera?
Lo miré con desconcierto y respondí.
-         Claro que es mía y usted sabe muy bien que es así, no haga más teatro de esto y devuélvemela, me pertenece, si es su gusto puede revisarla si es que no lo ha hecho ya pero vamos revise, revise, adentro está mi identificación.

De una carcajada él ingles trató de romper el hielo que se había generado luego de recibir la llamada, imagino que intuía que por mi mente revoloteaba la misteriosa conversación que sostuvo por teléfono. Y rompió el silencio con una carcajada siniestra.
-         Claro Giuseppe que es tuya, tranquilo vale, no estés tan tenso. Tal parece que no eres el mismo Giuseppe que conversó conmigo esta mañana, tan seguro de sí mismo, tan centrado, ahora pareces un chiquillo asustado, inundado por un manojo de nervios.

Fruncí el ceño, estaba algo enojado, sentía que me estaban tomando el pelo o quizás haciéndome burla a mi simplicidad. Con tono fuerte le indiqué que me fuera devuelta mi billetera…
-         Me permite mi billetera, no tengo tiempo para estos juegos y acertijos, así que  entréguemela…

El inglés movió su cabeza en sentido de negación y con un gruñido me dijo algunas palabras tranquilizadoras.
-         No creo que seas un hombre desagradecido Giuseppe, permíteme recordarle que usted fue quien dejó su billetera olvidada en la mesa del café. Cuando lo noté ya se había marchado, así que la tomé, supuse que vendría por ella y si no era así, pensé que igualmente te presentarías porque habíamos acordado una cita ¿o no lo recuerda? Así que no veo la necesidad de que hagas alusión de algún acertijo o juego porque no lo hay, recuerde que olvidó su billetera allí, yo no la hurte en ningún momento.
-         Muy bien… contesté algo enojado conmigo por ponerlo en aviso... usted tiene razón, disculpe señor Scoth, solo que estoy algo apurado y de verdad necesito mis papeles ahora, no es tiempo de que los pierda, ya sabe, por eso de que están regresando a los extranjeros que no tengan identificación y eso ha sido algo que me ha preocupado en las últimas horas…
-         Le comprendo Giuseppe, pero tranquilo relájate, eres el protegido del gobernador, no creo que ese hombre te deje ir tan fácil. Aquí la tienes, es toda tuya, mi intención no ha sido quedarme con ella, bien sabe que mis propósitos son otros… y me extendió con su mano derecha mi billetera… Puedes revisarla veras que todo lo que tenías aun continua allí, intacto…

La recibí y sin querer parecer un desconfiado la abrí y revisé que todo estuviera en orden, nunca está demás ser prevenido. Al ver q todo estaba en su lugar la guardé en mi chaqueta y sin cortarle la mirada al inglés le pregunté.
-         ¿A qué se refiere con eso de que sus propósitos son otros en lo que respecta a mi venida aquí? ¿Qué motivos tiene usted para querer acercarse a mí? necesito que me diga como un hombre que sale de la nada tiene tanto interés en alguien tan simple como yo...
-         mmm muy bien Giuseppe… me contestó… gracias por iniciar el tema en cuestión, bien sabe que esta mañana le hice un planteamiento, nunca pensé que nos volveríamos a ver tan pronto, pero ya que las cosas se han dado de esta manera, pues es mejor aprovechar, fíjese, cuando usted llegó a mi oficina hace pocos minutos, pudo notar que recibí una llamada ¿cierto? Pues, le aclaro que era alguien muy importante que esta interesadísimo en que usted y yo formemos una alianza, la misma que dejé tendida en el tapete esta mañana, hay mucho dinero e intereses de por medio en todo este asunto, además estoy muy seguro sin temor a equivocarme que usted anda en busca de una oportunidad como esta, tal y como lo estuve yo, hace un par de años atrás, ahora míreme, tengo mi oficina un nombre respetable y mucho dinero para invertir… Comenzó a tocar sus prendas de vestir, arreglarse el palto y su peinado, orgulloso por los éxitos logrados quien sabe desde hace cuánto tiempo y de qué manera…
La verdad era que su oficina no estaba del todo mal, estaba repleta de muebles por doquier, decorada con un extraño estilo inglés, a mí nunca me gustaron las formas de los ingleses, eran tan estirados y vanidosos que su petulancia aburría a cualquier mortal, esa manera de hablar y caminar era tal que pareciera que no tocaran el piso ni pronunciaran palabras, el hecho de tener una corona era suficiente para ellos, todos los ingleses se creían reyes cuando se hallaban fuera de su país. Esa actitud realmente era desagradable, hacía que uno se mantuviera a la defensiva ante situaciones semejantes, no imaginé nunca que mi destino se uniría al destino de este hombre de manera  abrupta algunos meses después, es difícil tener esa visibilidad cuando se es joven…

-         Muy bien señor Scoth… intervine con expresión liberal y desinteresada, realmente tenia curiosidad por lo que me diría, pero era más por la manera en que todo se había presentado, me hallaba intrigado sin dejar de ser suspicaz. Continué diciéndole al inglés… recuerdo que usted habló de una sociedad, no soy una persona de complejidades por tal motivo necesito que usted sea claro y conciso en lo que desea plantearme, vaya al grano tal y como se lo dije esta mañana, no tolero las ambigüedades y soy muy malo para las adivinanzas, se lo puedo asegurar, así que por favor restrínjase solo a decirme de que se trata en si el negocio y ¿cómo está dada esa sociedad? Como último punto quisiera además que me dijera de quien se trata ese personaje que lo llamó hace instantes, tengo curiosidad por saber más de él, yo asumo que me conoce porque a corta vista pude divisar que está al tanto de mi presencia aquí, ¿no me equivoco verdad? ¿Acaso  lo conozco o me conoce? ¿Qué nos vincula?
-         Claro, claro… me contestó... Vamos por partes, en primer lugar le daré un precedente interesantísimo, esbozaré un tema que quizás te sea tedioso pero lo haré para que comprendas la idea inicial… Venezuela se ha vuelto tierra de grandes oportunidades, no solo por el oro negro, no señor, digamos que es una sociedad virgen, que no está saturada aun, no está por demás decir, que está naciendo apenas donde todo lo que te propongas hacer es valedero, las leyes en su totalidad no regulan ciertas actividades y por ende da pie a que se puedan realizar o desarrollar proyectos sin ningún tipo de conflictos, pues bien, lo que debemos es apresurarnos en nuestros esquemas, así que Giuseppe el negocio en cuestión tiene que ver o se tiene previsto, que se desarrollará en el área de la minería, su exploración  y en consecuencia su explotación, para luego obtener su comercialización, no siendo esto lo más importante del asunto en cuestión…

Hice un gesto algo exhorto y pensé… ¿Minería en caracas? ¿De qué estará hablando este inglés? Hasta ahora no he escuchado nada de eso por estos lados y lo interrumpí…
-         Disculpe señor Scoth, pero minería en Caracas, no quiero parecer excesivamente ignorante a lo que me está hablando, la verdad no tengo un solo ápice de conocimiento sobre este tema, pero vaya, la verdad minería en Caracas suena un absurdo, hasta ahora no he contactado con nadie que pueda darme fe de esto. 
-         Calma amigo déjeme continuar o de lo contrario no podremos avanzar. Cuando le hablo de minería lógicamente no me refiero a este territorio propiamente dicho, verá usted… y se levantó súbitamente, se dirigió a su lado izquierdo donde colgaba un mural que se encontraba recogido, allí lo soltó y lo dejó caer sobre la pared, sostenido de una cabuya, al instante se dejó ver el mapa territorial de Venezuela, allí se encontraba extrañamente destacada una zona con colores resaltantes y palabras enmarcadas en color negro donde indicaban señalizaciones flechas y hasta figuras que parecían cabañas. El pliegue tenía un título que decía proyecto Guayana, era la primera vez que escuchaba hablar de Guayana, desde que llegué a Caracas solo escuchaba sobre la zona marabina y su petróleo, aparte de otras ciudades cercanas a la capital como lo eran valencia, los Teques, Maracay ¿pero Guayana? Era la primera vez, estaba seguro de eso… Muy bien Giuseppe… continua el inglés… quiero que centre su mirada en este punto y me señaló específicamente la parte sur del mapa de Venezuela, esta zona amigo mío representa el Estado Bolívar y desde ya le aseguro que se convertirá en los años venideros en el estado de mayor importancia de Venezuela, importancia que hoy por hoy los mismos venezolanos no han querido percibir, a no ser por el actual gobierno, que ha hecho lo posible por darle la publicidad necesaria y la importancia que todos los guayaneses han querido darle desde lo largo de la historia venezolana. Hasta hace unos pocos años atrás, no se había visualizado lo potencial de este territorio, solo permanecía abandonado a merced de los extranjeros que desde la época de la colonización descubrieron sus grandes riquezas, pero digamos que motivado a su difícil acceso a estas zonas y la lejanía que lo distanciaba de la capital ha sido abandonado por los diferentes gobiernos de turno al no querer invertir ni responder por los habitantes y sus necesidades más próximas. Quizás este simplificando, pero vamos yo sé que la profundidad del contenido de su desidia se debe a otros intereses de países extranjeros que se han adueñado poco a poco de estos espacios sin conseguir en ningún venezolano despertar el sentido de la malicia para evitarlo y defender lo que por derecho les pertenece. Lentamente estas tierras han sido demacradas y exploradas por personas que están lejos de pertenecer a la estirpe de sus nativos.
-         ¿Por qué es tan especial esa zona?... Interrumpí nuevamente… Para serle sincero señor Scoth jamás había escuchado hablar de ese sitio, es primera vez que alguien me comenta que existe un estado con el nombre del prócer Simón Bolívar… continué diciendo tratando de hacer memoria de si alguna vez alguien me habría contado anécdotas o historias sobre esto…
-         Lo sé amigo mío y no me toma por sorpresa que me lo diga, pero continuemos con mi punto… me señaló el inglés... el hecho es que en esta zona se consigue algo más valioso que el petróleo mismo, estas tierras que usted ve aquí están forradas del más puro de los minerales, allí el suelo esta prendado de oro puro y no solo de eso, hay muchas piedras preciosas de gran valor, el gran tesoro de América. Esta tierra es de nadie ahora y son muy pocos los habitantes que la ocupan, la mayoría son personas que ignoran lo que pisan, pero se está viviendo un fenómeno últimamente y es que muchos yanquis se han internado en estas selvas así como también los brasileros, de hecho si pones un poco de cuidado y comienzas a realizar una averiguación para corroborar lo que te estoy diciendo verás como te enterarás que muchos de estos extranjeros ya conocen todo lo que te estoy hablando, hay muchos explorando los suelos guayaneses buscando tesoros y se van cargados sin decir palabra alguna, mire aquí…  señaló cierto lugar en el mapa… está el cauce del río Orinoco, como podrás ver es de gran longitud y tiene salida al mar caribe, por acá por este delta, ese territorio se llama Delta Amacuro, algunos extranjeros salen de Venezuela sin ser vistos, llenos de oro en sus navíos, no pagan nada al estado y roban estos minerales para hacerse hombres de negocios en sus países…

Bueno a mí esas historias nada me estremecían, estaba más interesado en eso de la explotación de los minerales, así que interrumpí al inglés diciéndole…
-         Muy bien señor scoth, está claro todo, pero ¿cuál es el negocio? ¿Concretamente que es lo que me propone? Porque hasta ahora hemos hablado de los sueños de todo pirata de mar, conseguir tesoros es más que una aventura y por lo que veo lo que me acaba de contar no está lejos de una aventura de piratas, yo soy más sensato, esa es la verdad y en cuentos de exploradores y buscadores de ruinas o tesoros no me incluyo, para ser más franco, mis prioridades son otras y mis compromisos mayores, no podría andar en tierra de nadie buscando un sueño para nunca conseguirlo ¿no cree? Porque si ha de ser cierto lo que me dice, a más de uno tendría que haber escuchado sobre la existencia de estas aventuras sorprendentes o haber visto uno que otro yanqui recorriendo la calles de Caracas con su oro en la mano ¿no cree usted?  Más aun en esta ciudad donde las noticias corren como mariposas en primavera…
-         Mi amigo como puede ser usted tan inocente… me dijo a manera de burla… fíjese ¿si algún día llegase a conseguir la fuente de la inmortalidad usted la compartiría con alguien? Imagine saberse el único hombre del mundo que pueda vivir eternamente, que jamás envejecería o enfermaría, tendría muchos poderes, seria indestructible y solo usted sabría ese secreto, le aseguro que su ambición y codicia no dejaría que conociendo el lugar donde los demás pudiesen obtener ese beneficio lo compartiera con otros, porque se convertirían en su competencia, en sus rivales. El hombre siempre busca poder y donde tenga el lugar para hallarlo callará para jamás perderlo y así tener el control de todo, y el oro Giuseppe, es sinónimo de Poder ¿No lo ve verdad? Los yanquis jamás dirán lo que han conseguido en Guayana o ¿cree que una gente como ellos tan sofisticados en todo, se internen en la selva y se conformen en vivir en troqueles, casas rodantes, cabañas, campamentos, expuestos a miles de enfermedades desconocidas, arriesgándose de la fiebre amarilla, la tuberculosis, el tifo y otras más que provienen de esa zona selvática?  Y solo para la construcción de unas supuestas empresas que allí se están levantando? No mi amigo, están allí porque alrededor de esas empresas está todo minado de minerales y cada vez que cavan es una pala de oro puro que va a parar al país yanqui y sus cuentas bancarias, créame que es así, si le he dicho todo esto es para que nos aboquemos a trabajar para esa zona de manera discreta y montar nuestra propia exploración, se han hecho estudios en diferentes regiones donde estamos seguros que conseguiremos oro a montón y no solo eso, diamantes, plata, níquel, cromo, bauxita y muchos minerales que podemos hallar allí, y es tan fácil Giuseppe será como robarle un dulce a un niño.
-         Comprendo… me expresé con altilocuencia  moviendo la cabeza de forma afirmativa, ratificando todo lo que el inglés estaba narrando… ¿usted lo que quiere es formar un grupo de exploración que será llevado a la zona de Guayana? Es eso?  De ser esto así, podríamos hablar con la gente del albergue yo les explicaría el punto y quizás hablaría también con el gobernador para que asigne a ciertos ingenieros que nos conseguirían la solución con ciertos planos si es el caso.
-         Si y no… contestó el inglés… pero no vayamos tan rápido déjame proseguir  y luego verás lo que deseamos, digamos que ambicionamos ir más allá, queremos crear nuestra propia mina, pretendemos mantener a la gallina de los huevos de oro sin necesidad de explotarla porque podríamos alcanzar a matarla y con esto perder nuestra suerte, lo que se aspira va más allá de la avaricia de cada uno de nosotros, no sé si me comprende, es la ambición de un grupo. En principio perseguimos el sueño de realizar la construcción de un gran hotel, cuatro estrellas por lo menos, donde puedan llegar personalidades de las altas esferas que se hallan en el resto del mundo, que siempre están ávidas de querer visitar estos sitios para que conozcan lo que no ven en sus países, estas gentes siempre ven a estos países como salvajes y creen que es una atracción lo que puedan obtener de sus visitas ¿sabe? Esas cosas o Manías que los ricos van adquiriendo con el tiempo por no saber en qué invertir su dinero y en estos territorios de nadie consiguen aventuras parecidas a las historias que solo imaginan a través de sus libros de lectura, nuestra meta con esto es conseguir la construcción de un prestigioso hotel que sirva de modelo para todos los hoteles de América latina, con diseño europeo conservando detalles que resalten la zona como manera de atracción turística, todo a modo de inversión, mientras tendremos la potestad de poder manejar el área minera desde allí, podemos dar hospedaje al grupo de personas encargadas de la explotación de los minerales, así como las negociaciones que surjan para su comercialización, podríamos incluso implementar nuestros propios talleres de alfarería y joyería exponiendo prendas a los visitantes que de seguro pagarían lo que fuera por lo que le ofrezcamos y de esta forma no tendríamos que exponerlos a los rápidos que tengan que pasar por navegar en el Orinoco o de pronto a maremotos o tormentas que se generan en alta mar, debes saber que con la naturaleza no se juega y es mejor no arriesgar así que todas las ganancias quedarían en casa y si es de trasladar al mercado internacional lo que ofrecemos, pues sería muy simple que sean los mismos interesados en venir a buscar su lote de mercancía, por supuestos que estarían de acuerdo en aceptar nuestras condiciones y más si su hospedaje seria en un lujoso hotel donde le ofreceríamos un espectáculo de exhibición excéntrica y salvaje. Pero bien, este punto no es lo que realmente nos interesa, lo que nos uniría en este proyecto sería una sola cosa, que usted amigo, nos ayude con sus contactos a conseguir los medios para poder iniciar la construcción incluyendo todos los permisos que necesitaríamos para poder levantar el proyecto sin ningún tipo de problema, no queremos muchas bocas para este manjar ¿me comprendes? Y tú tienes entre tus conocidos los tentáculos más importantes de la política de este país, pues te mueves con los grandes, estás dentro del gobierno y con el aprecio que ellos te profesan estoy seguro que no recibirás negativa alguna, a parte que la mano de obra la podríamos conseguir a través de ellos incluyendo los materiales, podríamos idear un proyecto donde tu nada más expondrás lo que deseas es explotar, es decir, el turismo en esta parte del país, no tendrías que comentarle ningún detalle con respecto a las minas que deseamos desarrollar en la zona, eso sería otro proyecto, estoy seguro que no tendrás inconveniente alguno en obtener lo que te estoy indicando… y me guiñó un ojo.

Me quede pensativo, de pronto me puse de pie y comencé a concluir…
-         Muy interesante todo lo que usted me acaba de relatar y lo ha hecho usted muy bien, con bastante soltura para carecer del arte de la palabra tal y como me lo ha expuesto esta mañana, no veo que mi participación en este negocio sea de relevancia, no sé si yo poco he comprendido, pero usted junto a sus demás socios se pueden dirigir sin ningún tipo de inconvenientes, para hablar directamente con las autoridades competentes sobre el desarrollo de este gran proyecto, no veo cuál sería su impedimento ni mucho menos que mi intervención sea imperiosa, yo simplemente soy un peón para esas personas, a menos que…
-         A menos que… me interrumpió el inglés acercándose al bar que se hallaba en un rincón de la oficina, tomó un vaso sirve hielo y coñac y me lo extendió, así mismo se sirvió uno para él, le agregó un poco de soda, y dio un buen sorbo de un solo trago. Continuó el inglés… Giuseppe las conexiones que yo tengo con esta gente del actual gobierno son nulas en su totalidad y mi otro socio está muy lejos y desconectado de todo, a tal punto que nada sabe de la vida política de Venezuela mucho menos de sus gobernantes, nosotros no conocemos más que del oro que hay en Guayana, con esto digo todo, es verdad yo pudiera acercarme perfectamente y exponer con lujo de detalles un buen proyecto, pero dígame usted ¿podría ser escuchado? ¿Solo con decir que quiero hacer un hotelito en Guayana? Se burlarían de mí y obviamente la respuesta sería totalmente negativa, esta gente no quiere progreso para su país, esta gente solo quiere desangrarlo arruinarlo y abandonarlo en su propia desgracia o ¿no lo ve acaso? Aquí nadie piensa por un instante en la población, en su gente, en sus beneficios, en sus derechos, en su vida, aquí no se respeta ningún principio que les pueda dar esa libertad plena para poder mejorar su calidad de vida. Mire, el principio político de esta gente es alimentar al pueblo y mantenerlo con esto así, contento, entre ellos mismos se repiten: “haz que se acueste con la barriga llena y siempre estará sonriente, dale una botella de licor y embriágalo de la mala vida y verás como lo dormirás y nunca recibirás queja y te dejaran gobernar…” aquí no alimentan la cultura ni la educación, no se interesan por su salud ni por su vivienda ¿has visto cuantas ciudades tablitas hay en Caracas? ¿No te das cuenta que es un estilo de vida implementado para dormir al pobre? ¿Y qué hacen con eso? Absolutamente nada, solo dejan que la gente se pudra dentro de las paredes de sus huecos o fosas, ellos mismos labran su propia muerte y no hay nunca poder humano que los haga ver otra forma de vida distinta porque lamentablemente no tienen más nada que ver. Este gobierno no se los permite y si alguien extranjero trata de enseñarles eso, sencillamente es sepultado o enviado a su país de origen. Ellos no quieren progreso ni gente pensante. Ellos solo quieren borregos y en eso están convirtiendo a Venezuela, llena de progreso ¿para qué? ¿Has visto las grandes construcciones que se están haciendo en Caracas? Avenidas inmensas, edificios, universidades ¿pero para qué? Si no se educa al pueblo como debe ser verdaderamente, pues chico es como si el trabajo hecho no sirviera de nada, porque el cernícalo brutal iría por dentro y lo que verdaderamente empobrece a un país no es su pobreza económica, es su pobreza intelectual, su poca cultura, su poca motivación para evolucionar y avanzar, lo que empobrece es el conformismo, el quedarse hasta allí y no continuar nunca más. Lamentablemente aquí todos tienen los oídos taponados a ello y prefieren hacerse los desentendidos, la verdad Giuseppe es que lo necesitamos. 

Tomando otro sorbo del coñac que se ha servido, tomó asiento, me observó inmutablemente, como si no deseara pronunciar más palabras, sin embargo el silencio fue escaso, poco después retomó la conversación…
-         Queremos que este en este proyecto, solo diga que sí y le expresaré concretamente aun, las funciones que debe hacer, el papel real que juega en todo esto y las ganancias del esfuerzo que realizará por participar con nosotros, dígame ¿qué opina? Vamos, que esta puede ser su gran oportunidad, además te manejas muy bien en varias áreas, podría poner en práctica todo lo que hasta ahora has aprendido ¿no cree? ¿Que perdería? Absolutamente nada, no le pedimos invertir, como le dije el dinero lo colocamos, estará sobre la mesa y como arte de magia se iniciaría todo el movimiento tanto material como de personal humano para la consecución de nuestras metas, es la mina lo que realmente nos mueve a parte de otros negocios que vendrán a la palestra. Entonces, que me dice ¿se arriesga?

Yo trataba de no decir nada aún, solo quería que me aclarara algunas cosas, no podría darle a este hombre una respuesta sin tener todo claro, al menos es lo que pensaba…
-         Aun no me ha dicho quién ha sido la persona que lo ha llamado cuando llegué a esta oficina. Me pareció que estaba muy ansiosa esa persona de que yo estuviera aquí. Mire míster Scoth no soy tan incauto para pensar que de hoy no pasaría en vernos las caras nuevamente, la billetera fue solo el anzuelo, ¿no es así?.. Lo dije con algo de mosqueo.
-         Digamos amigo mío... Comenzó a decir el inglés, al mismo tiempo que dejó su silla y se dirigió a la ventana de la oficina… fue la oportunidad exacta, me pareció que nuestra conversación de esta mañana no dejó ni secuelas de interés en su rostro, no desperté ni un grado de curiosidad, por esa razón al ver que dejó su billetera, sencillamente permití que fuera usted mismo que recordara mi presencia en el lugar y la posibilidad de que yo la haya tomado. La verdad para serle sincero, pensé que sería mañana que lo tendría en mi oficina, pero cuando el encargado del café donde nos vimos me llamó para avisarme que había estado allí preguntando por su objeto extraviado, me imaginé que al salir del café era porque ya había pensado en mí. Así que bueno, las cosas no suceden por casualidades amigo mío, todo tiene su causa efecto y si, tiene razón, la persona que me ha llamado es alguien muy importante, que quiere invertir mucho en este proyecto, él te conoce y sabe quién eres, yo me tomé la libertad de hacerle algunas acotaciones a tus avances en estos meses que han transcurrido, todos tus logros que a decir verdad, son muchos y no está demás decir que son admirables porque reflejan tu progreso, él está complacido de contar contigo en el proyecto, solo te diré que es un gran personaje, crecerás con él. En los próximos meses vendrá a Caracas, claro si todo resulta como lo esperado y justo en ese momento podrás saber de quién se trata, por los momentos el desea guardar su identidad, no me preguntes el motivo porque lo ignoro, bueno ya tú mismo quitarás la tela de dudas que tengas sobre todo esto, que quizás lo veras como un misterio, pero vamos que no podemos confiar tan abiertamente o de manera abrupta todos los planes que se tienen, sin antes estar seguros de que tan comprometido quieres estar en esto, solo queremos un sí, por ahora, los vínculos que generen obligaciones sobrevendrán luego, como consecución de la sociedad a la que aludí esta mañana en nuestro primer encuentro y de la que te acabo de desglosar en estos minutos…
-         Muy bien Señor Scoth, comprendo todo… indiqué mi partida tomando mi boina para colocármela al mismo tiempo que me puse de pie… todo está bastante claro y no debe decir más, por ahora mi respuesta será afirmativa, siempre y cuando sean contestadas mis dudas al paso del tiempo, si veo algo extraño dejaré de participar en esto, mientras tanto me tomaré un sin fin de libertades,  necesito además nombres, así que preferiría que toda esa gama de preguntas que me han quedado se las pase por escrito, solo le pediré que me sea devuelto de la misma manera con todas las respuestas ¿le parece bien?
-         Muy bien amigo mío, me parece lógico y aceptable… me contestó el inglés..
-         Entonces ya hablado todo me retiro, debo hacer algunas cosas…

Mi padre se marchó de la oficina algo abstraído, quizás su máquina pensante había hecho sus entradas inquietantes a las que siempre estaba acostumbrado a tener cada vez que algo sucedía fuera de su radio de acción y razón..

En el camino dejó dispersar su mente en todo lo hablado con el inglés, se repetía… debe haber algo más en todo esto ¿pero que podrá ser? Sabía que a nivel político las cosas estaban algo delicadas y que cualquier movimiento despertaría sospechas, todos querían tumbar al nuevo régimen y todos eran enemigos del actual gobierno y más si se trataba de extranjeros porque se les consideraba perseguidores de fortunas y que venderían lo que fuera al mismísimo Satán con tal de conseguir sus propios intereses, ahora solo comían los del nacionalismo y todo aquel que se mostrara a favor de lo que dictaminara el régimen. Las cosas ya no eran como antes, se excluyeron sectores, se marginaron familias que se hayan conocido como fundadoras de tendencias diferentes, se vigilaban hogares, lugares públicos, entidades privadas, habían ojos del sistema por todos lados, la gente estaba atemorizada ¿tendría algo que ver todo este asunto con planes para derrocar al presidente? Se preguntaba… dada mi cercanía a personalidades del ítem político, yo me podría acercar a todo sin ser visto, sin levantar sospechas… Eso de hacer un hotel en la selva no convencía mucho a la mente turbadora de mi padre, además de los otros tantos proyectos que el inglés no precisó.

Más tarde al llegar a la pensión comenzó a reflexionar, no debo parecer paranoico quizás estoy exagerando en mis aseveraciones y estoy viendo historias donde no las hay, pero vamos si el interés no es político entonces ¿qué podría ser?? Narcotráfico a lo mejor, porque de eso también está minando el ambiente de la población venezolana  ¿si buscan a una persona para negocios ilícitos? ¿Quizás para traficar? Tendré que tener mucho cuidado con todo esto y tener los ojos bien abiertos… En esto mi padre tampoco se equivocaba, el narcotráfico y sus participantes tenían muchas libertades en esa época. Los líderes o los capos de la mafia colombiana, como se les hacía llamar tenían gran poder, quizás por el dinero sucio que poseían, eran grandes cantidades y la mayoría del lavado de dólares lo realizaban en poblaciones cercanas a la frontera con Colombia, todo esto con total disponibilidad de los gobernantes, los beneficios eran incontables, cualquiera podía entrar y salir del país usándolo como puente para la comercialización de la coca, en los aeropuertos las requisas pasaban por encima de quienes fungían oficios como traficantes, era algo inmanejable..

Mi padre fundido en sus pensamientos se dejó caer sobre su cama, aun inundado de pensamientos e inquietudes, trató de dormir pero sin conseguirlo. Él era un hombre muy analítico y hasta tanto no resolviese cualquier detalle que le perturbase el sueño no podía descansar ni conciliar las noches. El silencio agudizaba, aún más, su ansiedad además acrecentaba los sonidos, algo realmente perturbador, solo él sabía lo que es sentir esta descomposición mental, a veces es difícil manejar el cerebro cuando se activa, las imágenes fluyen sin control, las voces van y vienen sin ser anticipadas, las descargas psicodélicas hacen timbrar las neuronas a tal magnitud que los chispeantes destellos de razón se desvanecen con el pasar de los minutos que perdura la poca cordura, ahora bien, con todo lo que había sucedido durante ese día no era para menos, sus neuronas reventarían de tanta presión, bien sea por curiosidad impaciencia o ansiedad, esas sensaciones que nunca pudo controlar porque eran más fuerte que su capacidad para razonar…

Mientras en la oficina de Mister Scoth sonó el teléfono. El inglés lo tomó de manera apresurada…
-         ¿Sí? Ya está todo listo, falta que el banquete sea devorado, le informaré de lo que pueda acontecer en las próximas semanas… Sin agregar nada más colgó el auricular.

Luego se sentó frente a su escritorio con su copa de coñac que aún conservaba casi intacta repitió en voz baja y pensativo, fijando su mirada en el mapa que aún se hallaba en el umbral … aceptará, yo sé que aceptará…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LICENCIA

Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es GLOSMARYS ELEORANA CAMACHO ALBARRAN está bajo una licencia de Reconocimiento-SinObraDerivada 4.0 Internacional de Creative Commons.